Intel Core i7-8700K 5 GHz

Intel Core i7-8700K 5 GHz
califica esta información

Con el masivo aterrizaje del año pasado de los AMD Ryzen en todas las gamas, el mercado de los procesadores de consumo ha vivido uno de los años más competidos e intensos en mucho tiempo.

Lógicamente Intel no se iba a quedar quieto y sus nuevos procesadores Coffee Lake ya han iniciado su reconquista del mercado, tanto en gamas de entrada como en las más altas. El referente de esta primera oleada es el Core i7-8700K, sustituto del que ha sido hasta ahora el rey de los procesadores para jugar.

Así es el Intel Core i7-8700K: llegan los seis núcleos

Mientras esperamos a la próxima arquitectura de Intel, los Cannon Lake de 10 nm, el gigante americano ha amenizado este 2017 que pronto se acabará con la salida al mercado de sus procesadores Coffee Lake, su octava generación de procesadores.

La llegada de los seis núcleos por parte de Intel es un claro síntoma de que los Ryzen de AMD han hecho despertar al gigante americano
El modelo de referencia para el mundo gaming es el Intel Core i7-8700K, un procesador que da el salto a los seis núcleos y doce hilos en un claro guiño al desembarco de los Ryzen de AMD en los últimos meses. Esa es la diferencia clave respecto a los modelos del año pasado, pues en arquitectura no hay novedad relevante y la GPU es la misma: Intel UHD 630.

INTEL CORE I7-8700X

FABRICACIÓN 14 nm
NUCLEOS / HILOS 6 / 12
FRECUENCIA BASE 3,7 Ghz
FRECUENCIA TURBO 4,7 Ghz
L3 CACHE 12 MB
RAM DDR4
SOCKET LGA 1151
TDP 95 W
LINEAS PCI-EXPRESS 16
PRECIO 399 euros
Con un precio ya rozando los 400 euros, este Intel Core i7 no es un modelo de procesador para todo el mundo. Pero si tu intención es montar un PC con lo mejor del mercado destinado al mundo gaming o si ya cuentas con una tarjeta gráfica de gama alta, este procesador es el modelo de referencia por el que deberías de optar. A no ser que pretendas buscar la mejor relación calidad/precio, en cuyo caso me aprovecharía de la bajada de precio de su hermano de la generación anterior, el i7-7700K que ahora cuesta menos de 300 euros.

No tan rápido, necesitas nueva placa

Si la rebaja de precio de la generación anterior no fuera suficiente motivo para pensarte bien el salto al nuevo Core i7-8700K, te damos otro: necesitarás una placa base nueva. El socket es LGA1151 pero para los nuevos Intel Core tenemos un chipset de estreno: el Z370.

Por ahora las placas que encontrarás disponibles en el mercado son de bastante nivel, preparadas para overclocking y acompañar a modelos de referencia como este i7-8700K. En nuestro caso hemos probado el nuevo procesador con una de las numerosas que ASUS ya ha puesto en el mercado, la TUF Z370 Pro, con soporte para memoria DDR4 de hasta 4000 MHz, Intel Optane y M.2 de 32 Gbps. Su precio es de 170 euros.

El nuevo procesador llegará al mercado sin disipador de serie, así que ahí tendrás que realizar otra inversión. Si estás pensando en overclocking, es quizás hora de que la refrigeración líquida entre en juego.

Equipo de prueba

En nuestro equipo de prueba con el procesador Intel Core i7 8700K contamos también con 16 GB de memoria RAM Corsair a 2133 Mhz y un SSD Sandisk Ultra de 1 TB con una instalación limpia de Windows 10 (todos los componentes han sido actualizados a los últimos drivers disponibles en el momento de los test antes de la prueba), todo ello montado en la placa base TUG ASUS Z370-Pro Gaming.

Como tarjeta gráfica para esta prueba aprovechamos la recientemente presentada Nvidia GTX 1070 Ti. Este dato ha de tenerse en cuenta a la hora de la comparativa con otros procesadores también analizados en Xataka en meses anteriores pero con el modelo superior GTX 1080, por lo que en test de juegos no realizamos una comparativa directa al tener gran influencia en los resultados el modelo de tarjeta gráfica usada. En Xataka ya estamos preparando un duelo directo entre este procesador y el equivalente en núcleos/hilos de AMD con la misma tarjeta gráfica.

Temperatura de funcionamiento y consumo

Esta tercera evolución de la misma arquitectura que Intel está afinando para sus procesadores presenta en este Core i7-8700K un TDP de 95 W. En nuestro equipo de pruebas, con el sistema en modo de reposo, en total nos marca 52 W de consumo. Si arrancamos navegador y un programa de ofimática, el consumo sube hasta los 64 W.

Como en anteriores test, ponemos en marcha una conversión de vídeo 4K con Handbrake para colocar al procesador por encima de un 80% de carga de trabajo y el consumo subía hasta los 138 W, lo que nos deja un consumo controlado por debajo del TDP.

Si bien en consumo el i7-8700K se mantiene en una zona aceptable, con la temperatura tendremos problemas si no apostamos por sistema de refrigeración de calidad y potente
No tan satisfechos hemos quedado con la temperatura de funcionamiento, donde Ryzen saca una importante ventaja según nuestras pruebas. Con una temperatura ambiente de 17 grados en el momento de los test, en reposo el procesador Core i7-8700K, con refrigeración con aire con un disipador Noctua, ronda los 55-60 grados centígrados, subiendo fácilmente por encima de los 85 grados con cargas por encima del 80%, por lo que es muy recomendable fijarse bien en la refrigeración para este tipo de procesador.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *